KÜLM | EL FRÍO

Cuando llegas aquí lo primero que te dicen es: “¿pero que haces viniendo de España? Todos nosotros queremos irnos de vacaciones para allí”, “no creo que aguantes el invierno de aquí”, “aún no sabes lo que es el frío” (esta última te la dicen con voz de Robert de Niro).

Vamos, que los estonios y estonias te acojonan un poco con el temita pero al final tampoco es para tanto. Lo de meter miedo a los extranjeros creo que lo hacen para seguir siendo pocos (1.325.000 habitantes y 28 hab./km2).

 

OLYMPUS DIGITAL CAMERA

¿Cómo no tener frío?

 

Pues abrigándose. Como ya te lo ha repetido tu madre hasta la saciedad. Si te abrigas bien, no pasas nada de frío.

No hace falta llevar ropa super-técnica y de marcas caras, como calzoncillos de Gore Tex o abrigos de Kevlar. Una gran mayoría de la población compra en Humana. No vais a escalar el Everest o a fotografiar focas. Aquí en invierno raramente la temperatura baja de los 15 bajo cero, y un día muy especial de un año frío la temperatura puede llegar a los 30 bajo cero, pero ya sería raro que vinierais unos días y justo os pillara el apocalipsis. Igualmente esas bajas temperaturas se llevan muy bien mientras nuestro abrigo y calzado sean medianamente impermeables y no nos calemos.

Dentro de las casas se está de lujo. Doble puerta en el portal del piso, doble puerta para entrar en casa, ventanas de aluminio con cristal doble, calefacción o chimenea, parqué, en varias casas también hay sauna,… con todo esto, ya os digo que se puede ir en manga corta y descalzos dentro de las casas, y vais a estar mucho más calentitos que en muchas casas de España. Normalmente los españoles que viven en Estonia se resfrían cuando van a visitar a familia y amigos en España.

 

Y aquí van algunos consejos para el frío. Algunos son de perogrullo, pero yo los he aprendido equivocándome.

 

 Cuando salgas a la calle ¡olvidaté del WhatsApp!

No quieras verte intentando quedar con un/a colega, escribiéndote por el smartphone a 10 bajo cero. Si vas a quedar con alguien hazlo cuando estés resguardado y en caso de emergencia lo mejor es llamar. Sino, sufrirás el dolor en los dedos, que se irán pareciendo cada vez más a palitos de surimi.

La mayoría de guantes “touch” no son una opción. El frío sigue entrando igual. Ponte unos buenos guantes o manoplas, que no tienen tanto glamour pero calientan más.

 

Llévate un gorro que te cubra bien las orejas

Lo siento, te va a estropear tu fantástico peinado, pero llevar la cabeza bien abrigada te quitará el frío y te permitirá seguir conservando tus orejas. Qué más se puede pedir.

 

 Una bufanda o Buff nunca está de más.

No dentro de las casas o locales, como si fuéramos arquitectos, modistas o unos modernos. Cuando salgamos a la calle es importante llevar bien abrigado el cuello. Llevar algo que haga de barrera para el frío y el viento. Sino, es una de las formas más fáciles de enfermar.

 

Sí hace frío ¿porqué no te callas?

Lo sé. Venimos de una tradición marujil.  Pero si un día de frío te pones a marujear con los/las colegas por la calle, te digo que al día siguiente vas a empezar a notar un dolor fuerte de garganta. Si aún así prefieres darle al pico, te voy a dar dos consejos que valen su peso en oro:

1/ Infusiones de té con miel, gengibre cortadito muy fino, medio limón y un poco de Vana Tallinn (licor típico de aquí)

2/ Mezclar media cucharada de soda en un vaso grande de agua tibia. Ir haciendo gárgaras y repetir esto 3 o 4 veces al día.

 

Billy Elliot, ponte tus mallas.

Si hace mucho frío y no queremos vestir con pantalones de esquí. Un gran remedio son las mallas térmicas debajo del pantalón. Eso si, yo no las recomiendo a no ser un caso de emergencia. Cuando llegas a un local tienes que ir corriendo al lavabo a quitártelas o te hace efecto microondas en la entrepierna.

 

 El Sr. Vodka no te va ayudar

El alcohol te puede llegar a dar una sensación de calor, pero ¿de verdad te ves con cuerpo como para ir borracho por una ciudad desconocida? ¿podrás esquivar boquetes en el suelo, hielo y otras trampas mortales? ¿no te da miedo quedarte dormido y despertarte a lo Jack Torrance o Walt Disney?

 

Jack Torrance

 

10 comentarios
  1. Alba
    Alba Dice:

    ¡Hola! Me encanta que por fin alguien escriba sobre Estonia. Antes de llegar aquí no pude encontrar mucha información en Internet. ¡Espero que sigas escribiendo!

    Por cierto, yo llevo mallas todos los días, aunque las mías no son térmicas, son para correr así que transpirar bien y son muy finitas. Con las de ese tipo no he tenido problema en interiores 😉

    Responder
    • Signpainter
      Signpainter Dice:

      Ouh Yeah!!! El primer comentario!!! Me alegra de que te guste el blog. A ver si este finde puedo escribir el siguiente post (: Tratará sobre el hielo) XD

      Responder
  2. modest
    modest Dice:

    Hola Jesús, me acabo de suscribir a tu blog. Yo también sería un “loco” de España que se va a tierras heladas. Espero que esta etapa te traiga maravillosos momentos.

    Responder
    • Signpainter
      Signpainter Dice:

      Muchísimas gracias Modest. Es todo un honor 🙂 Eso espero, que esta nueva etapa traiga muchas cosas buenas. E igualmente espero que todo vaya genial por tierras más cálidas. Aquí todo muy bien pero se echan de menos los cruasanes del forn de San Vicenç 🙂

      Responder
  3. Tyrion Lannister
    Tyrion Lannister Dice:

    Querido John… Veo que te estas haciendo un hombre! Me gusta la idea del blog… Te seguiré igual que sigo tus estupendos correos… Sigue bien más allá del muro! Tu primo mayor de MontmeloCasterly…

    Responder
  4. La familia
    La familia Dice:

    Tita Isabel: Ai sobrino que emoción!
    Estamos celebrando el cumple de Mario y nos hemos acordado de ti.

    Raúl: Puta perra un abrazo!

    David: Recuerdos a la “Esfintu”

    Mario: (está cagando en este momento)

    Pierre: Mi puta preferida, saludos!

    Ana: Mi niño de mi almaaaaaaaaaaaaaa. Hoy nos faltas tú!

    TODOS: Te echamos de menos!!

    Responder

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *