Unas micro-mini-nano-cascadas que se ven en dos minutos y rodeadas de carteles de “Estrictamente prohibido estar donde estás”, hacen que ir a las cascadas de Treppoja solamente valga la pena si te pilla de camino.
Así que con estás fotos ya podéis decir que las habéis visto y tan contentos